Esta es la crónica de un “Road trip”. A la isla sur de Nueva Zelanda se la puede navegar alrededor, pero las distancias son inmensas, el tiempo suele ser malo y a veces hay que esperar varios días para que haga bueno y te puedas cambiar de sitio. No tenemos tiempo para hacerlo bien, además hay mucho que ver en el interior y nos apetecía hacerlo de forma diferente.

Nos embarcamos en una autocaravana, conseguida en un AirBnb de caravanas. Que es la fórmula que usa la mayoría de la gente que quiere ir a su aire y no tener que planificar mucho, Cuando te cansas, paras, buscas uno de los cientos de sitios permitidos para acampar, aparcas y listo. Los hay gratuitos, y los hay de pago. Los que están cerca de las grandes atracciones, están bastante llenos, y eso que nosotros vamos a final de temporada.

Este de abajo ha sido nuestro itinerario:

Empezamos en Christchurch, la ciudad más grande de la isla sur y la segunda de Nueva Zelanda. Aquí descubrimos que hay una base de soporte de los americanos a sus bases en la Antártida, y el centro estudios Antártico de NZ. No sabíamos nada de eso y fue una experiencia interesante, vimos pingüinos y nos paseamos en un vehículo de los que aun hoy usan en el polo sur.

La ciudad tiene de todo, incluida una muy buena y enorme Universidad y un jardín botánico espectacular. Fue afectada por el terremoto de 2011, y se ven muchos edificios destruidos y otros superremozados, hay mucho ambiente y muchos bares y restaurantes.

La isla sur, tiene en el centro una cadena montañosa, con más de 23 montañas de más de 3000m, con el pico más alto, Mount Cook, de 3700m. Ese es nuestro primer recorrido, Llegamos bordeando el lago TeKapu, precioso, vistas de postal y campos de lavanda, que nos lleva a una zona, desde la que podremos andar un par de horas hasta la base del monte. Camino bien marcado, mucha gente y con algunos puentes sobre el río muy espectaculares. De aquí era y se entrenaba, Edmund Hillary, el primero que subió al Everest,

Regresamos a la costa del pacifico en dirección sur, y vamos siguiendo la ruta de las cosas que hay que ver y nos encontramos unas formaciones rocosas especiales, las elephant rocks (aquí rodaron escenas de la Peli las crónicas de Narnia), y más tarde en una playa, otras llamados boulders, unas pierdas redondas en medio de la playa que parecen dejadas por unos extraterrestres.

Pasamos por un pueblo pintoresco, Oamaru, con 4 calles de estilo del siglo XIX ahora con comercios bastante curiosos.

Seguimos al Sur, Pasamos por Dunedin, lo curioso aquí son los grafitis que tienen por toda la ciudad. Hay una ruta de los grafitis.

Llegamos a la Península de Otago, visitamos un centro de cría de Albatros, pero no vimos ninguno

Parada en Pueblo ballenero, vuelo de dron y una visita a un faro, Nugget point. Los faros son evocativos de tormentas y noches cerradas, este lo es.

Hay de todo en esta ruta , hoy  toca cascada: Purakanui Falls

Los paisajes verdes espectaculares, granjas y granjas, llegamos al punto más Sur de Nueva Zelanda, Slope Point, que es el punto más al sur de nuestro Periplo, Latitud 46º40’40”S  Longitud 169º00’11” E

Llegamos a Bluff, famoso por sus ostras, que estaban realmente buenas. Impresiona saber que mas al sur, solo hay una isla, Steward, y el resto océano hasta el hielo de la Antártida.

Empezamos a remontar hacia el norte, costa oeste, mar del Tasmania, en dirección a la zona de Fiordos, los nombres de los pueblos que pasamos son bien especiales, Manapouri, Te Anau. Llegamos al Parque nacional de Fjorland, ( por supuesto en lista de la Unesco) por la Carretera 94, de esas de National Geographic.

Aquí el sitio de acampada tiene un bosque precioso al lado de un lago, y además era gratis.

Llegamos a Milford, que es de dónde salen los ferries para llevarnos a ver los fiordos, Vistas espectaculares.

Es un fiordo como los de Noruega, los locales lo llaman Piopiotahi, Rudyard Kipling, el del Libro de la Selva, lo describió como la octava maravilla del mundo.

Visitamos otro Fiordo el Doutbful sound, el nombre se lo puso Cook, pues dudaba que en ese puerto se pudiera salir. Aquí hay una placa de los españoles capitaneado por Malaspina, que también estuvieron por aquí en su expedición científica alrededor del mundo en el XIX. La casualidad hizo que viéramos navegar por aquí a unos amigos que conocimos en las islas Marquesas el año pasado.

Nos volvemos al interior, a Queenstown, ciudad centro de actividades deportivas de la Isla sur, de Ski a rafting, jetboat, parapente hay de todo. Al lado de un lago, esta llena de gente joven y muchas tiendas y restaurantes. El cordero lo comen poco hecho, un poco sangrante y es extremadamente tierno.

Aquí probamos el Jetboat, ir a 30 nudos entre rocas por un río tiene su gracia.

Seguimos subiendo por la costa Oeste, aquí llegan algunos de los glaciares que bajan de la cordillera montañosa que nombré al principio, El Fox y el Franz Joseph glaciers. Nos subieron en helicóptero para verlo desde arriba.

La parte de la costa que sigue hacia el norte es bastante desolada hasta que llegamos a un sitio con unas formaciones rocosas especiales, las pancake rocks.

 

Ya estamos en la costa norte, en el Parque nacional Abel Tasman (por el holandés, primer europeo que descubrió Australia y Nueva Zelanda, en 1642.)

Nos vamos parando en todos los sitios que hay una curiosidad, ahora un sitio llamado Upper Tataka, manantiales de agua cristalina.

Ya estamos en Nelson, un pueblo que después de contarlos había 13 restaurantes asiáticos de un total de 15, Increíble. Es la zona con más cultivos de todo tipo que hemos visto.

Todas las carreteras tienen unas vistas muy bonitas, pero la que hicimos aquí, destaca, se llama Queen Charlotte drive, pasa por la zona de vinos famosa de Malborough sound. Viñedos con vistas a los fiordos. Hay un montón de bodegas y muchas se visitan, la mayoría con restaurantes y con degustaciones

Ya estamos de nuevo en la costa este, dando al pacífico, paramos a en Kaikoura, una península llena de focas, y luego comida al lado de la carretera en un food truck que daban langostas.

Ya después de dar una vuelta completa a la isla, y haber recorrido mas de 3.700km estamos de nuevo en Christchurch, paramos en Littleton, que es el puerto de la ciudad. Puerto maderero y además sede de las series Sail GP .

Ya de regreso visitamos la Península de Banks y Akaroa. Este pueblo que durante unos años fue francés y tiene algunos bares y restaurantes con nombres y menús franceses.

Tengo la costumbre que cuando visito una ciudad me miro los nombres de las placas de las estatuas, muchas veces no se quienes son y lo consulto en Google. Aquí está el busto de Worsley, y este si le conozco bien. Era el Capitán del Endeavor, el barco que llevó a Shakelton en su intento de atravesar la Antártida a pie, y acabo naufragando en el hielo. La aventura de Ernest Shakelton, una epopeya de supervivencia en la que regresaron todos con vida se debió, además del liderazgo de ES,  a la capacidad de esta capitán de encontrar las islas Georgia del sur después de una travesía en el atlántico sur de 700 millas en un bote descubierto para ir a buscar ayuda y socorrer a los que habían dejado en isla elefante. Visite su casa, el mueso y me compre su libro,  la enésima versión de una aventura épica.

Devolvemos la autocaravana, tomamos un avión y de regreso a la isla norte, es el momento de embarcarnos de nuevo en el Plan B y seguir con nuestro periplo por mar temporada numero 7 ( empezamos en 2018).

Print Friendly, PDF & Email
CatalàEnglishFrançaisEspañol
A %d blogueros les gusta esto: