Este es un periplo principalmente por mar, pero cuando llegas a un país como Nueva Zelanda con sus parques nacionales, sus paisajes, la cultura maorí, y la amabilidad de la gente, te entran muchas ganas de compartirlo.

Así que os cuento algo de nuestros viajes por el “interior”

Nueva Zelanda, son dos islas con más de 1.000 km de largo cada una de ellas, y sólo viven algo menos de 5M de Habitantes, 6M de vacas y con más de 25 M de corderos. Hay más de 50.000 granjas.

Los maoríes la llaman Aoteaoroa, tierra de la gran nube blanca. La introducción a la cultura maorí la explique en nuestro anterior post.

Se esfuerzan mucho en que este presente siempre, todo se escribe en inglés y maorí, y hay una exaltación de todo lo maorí. Dónde más lo hemos notado nosotros es en los tatuajes que llevan muchos de ellos, muy orgullosos y muy espectaculares. Los maoríes son sólo el 15% de la población.

Hicimos una primera excursión por la isla norte. Descubrimos que a los neozelandeses les gusta mucho vivir bien, y lo consiguen.  Sus casas son generalmente de una planta, pocas veces con 2, casi siempre con jardín (y casi ninguna con piscina).  La construcción es sencilla y poco ostentosa. Tienen muchos espacios verdes, siempre con zonas para niños y cada parque con WC públicos, (superlimpios),  grandes parques naturales y una multitud de ofertas de actividades al aire libre, hiking (senderismo), bicicleta, kayak, pesca, surf, etc..siempre están haciendo algo.

Esta es la ruta que hicimos:https://www.google.com/maps/d/u/0/edit?hl=es&mid=1o-sZOduF8Ppsoao_pxAg3REzdY-C0nHv&ll=-37.17973482395418%2C175.2203567666868&z=7

Pasamos de Whangarei, que es una ciudad industrial muy enfocada a la reparación de Barcos, con más de 7 marinas y unos 8 astilleros, y en la que dejamos a nuestro Plan B para varios meses.

Alquilamos un coche, y al salir de la ciudad ya se observa que ya pasamos a la típica visión de nueva Zelanda, una sucesión de prados, granjas y bosques.

Nos dirigimos hacia el sur, pasamos por Auckland sin visitarla, lo dejamos para más adelante, y nos dirigimos al este, a la Península de Coromandel, que delimita una parte del golfo de Hauraki.

Vamos por el interior, sucesiones de granjas con vacas y corderos. Muchas explotaciones agrícolas, gigantescas, al igual que en Cataluña, las protegen del viento con hileras de cipreses gigantescos.

La carretera es de dos vías, solo hay autopista en los alrededores de Auckland unos 25km. Transcurre por una sucesión de valles y lomas con todos los tonos de verde, los bosques, los prados y las flores. Los bordes de la carretera llenos de flores, parece que estemos en una calle privada de una urbanización de lujo.

Cuando llegamos a la costa,  ya vemos los efectos de las mareas, playas inexistentes en marea alta que cuando baja el mar se convierten en anchísimas, Playas de arena negra y aguas oscuras porque el fondo es fango negro. Cruzamos ríos qué aunque ahora secos se adivinan caudalosos, por el tamaño inmenso de sus cauces.

Pasamos de interior de la península, que da a la bahía de Hauraki, a través de una montaña de bosques al lado del océano pacífico, al este.

Llegamos a  Whitianga, zona ocupada por maoríes desde hace 3.000 años, a donde llegó James Cook en 1776, no fue poblada por europeos hasta 1836. La zona es famosilla porque aquí se hundió el barco, el HMS Buffalo, que llevó a los primeros colonos a Adelaida, en Australia.  La gente se baña, pasea,  va a correr por la playa, y observamos que llevan la ropa de las 4 estaciones que hará durante el día, calor, fresco, frío si el viento viene del sur,  lluvia y otra vez calor

Coromandel por el lado del océano, es muy agreste y tiene intercaladas  unas buenas playas, nos encontramos con un mercado local de los domingos y nos compramos algunos caprichos, y llegamos a Tauranga, la ciudad más grande de esta zona la Bay of Plenty, con un puerto comercial muy importante, es una ciudad turística a pies de Mount Manganui con su zona comercial, y el paseo marítimo con muchos puestos de alquiler y escuelas de surf y windsurf. La gente, mayoría muy joven,  muy activa en la playa, jugando a  vóley o lo que sea. También es destino de muchos jubilados por el clima.

Siguiente parada es Rotorua, está en el interior, junto al lago de su mismo nombre, famosa por su actividad geotermal, es una zona de balnearios y spas. Visitamos un parque bastante espectacular, y hasta vimos un géiser.

Es también famosa por sus bosques, los Redwoods, que son unos bosques de secuoyas gigantes, algunas de más de 120 años, muy populares para ir a pasear, o en bici. Tienen pasarelas elevadas, que lo hacen aún más atractivo. Aquí se pueden ver muchos de los tipos de la “silver fearn”, la hoja de la planta símbolo del país y que está presente en muchos escudos y en casi todos los souvenirs.

Los cuidan tanto, que te piden, antes de entrar en estos bosques,  que te limpies los pies de tierra de otro sitio para que no entres ningún bicho que lo pueda contaminar.

El lago de la ciudad es el segundo mas largo del país, aunque su profundidad es de solo 10m es bonito, ver los hidroaviones aparcados, ya te da una idea del nivel de servicios del país..

Siguiente parada, una pasada por el lago Taupo, es un lago muy grande, el mayor del país, que ocupa una antigua caldera de un volcán, rodeado miles de casas de vacaciones. Para mí no tenía nada especialpero para los neozelandeses es un super destino de actividades acuáticas

De allí nos fuimos a Waitomo, básicamente a ver unas cuevas con luciérnagas, es curioso, parecen efectos especiales de decoración, pero son luciérnagas.

Y de vuelta a Whangarei pasando por Hamilton.

 

 

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
CatalàEnglishFrançaisEspañol
A %d blogueros les gusta esto: