Preparar un barco para hacerse a la mar siempre implica cerrar mil detalles. Cuando es nuevo, además deben corregirse algunos acabados para que la puesta a punto sea óptima.

Pero querer vivir a bordo durante años y cruzar los océanos… son palabras mayores.

A parte de algunas pequeños aspectos referentes al confort, las obras consisten básicamente en adaptar espacios para estibar recambios, aceites, carburantes, etc. y… ¡¡montar un mueble de cocina nuevo!!

Sin embargo, sobre todo nos centramos en temas de energía y comunicaciones:

Hay que instalar antenas para la BLU, el Navtex, la red wifi y el teléfono satelital, así como soportes, pasar cables y conectarlo todo. También estamos instalando un hidrogenerador y un aerogenerador. El barco ya lleva paneles solares, pero los equipos electrónicos, piloto, etc. consumen bastante, y necesitamos reforzar la carga de baterías porque pretendemos ser autónomos y no depender del generador diesel.

Por eso es por lo que todo lo imprescindible funciona a 12 voltios, incluso la potabilizadora, así que cuanta más energía seamos capaces de generar sin depender del carburante, mejor iremos.

También ponemos un segundo piloto automático, ya que dependemos totalmente de ellos, y TODOS dan problemas.

Hemos repasado las velas, hemos puesto un tercer rizo y otra driza más, lo cuál ha supuesto bastantes modificaciones de poleas y soportes en cubierta. Hemos ampliado el juego de velas original de Genova y Mayor con un Tormentín, un Gennaker y un Spinnaker, todas ellas reforzadas para uso intensivo.

Por otro lado, la mesa de cartas no estaba preparada para ser usada como puesto de navegación y nos ha costado bastante instalar todo lo que queríamos; demasiados cables y poco sitio para pasarlos.

Hemos aumentado la capacidad de agua con un tanque extra: ahora llevamos 1000 litros. Y también hemos modificado el fondeo: cambio de anclas ( ahora llevamos 4) y aumento de la cadena hasta 100 mts.

Todo esto no ha sido fácil, y menos aún que nos lo hicieran a nuestro gusto. Lo cierto es que hemos tenido que cambiar de proveedores alguna vez, y siempre estar muy encima de ellos. Aquí también hay algún cantamañanas suelto.

No esperábamos que fuese a resultar tan laborioso, pero al final ha quedado como queríamos. Aquí lo podéis ver:

CatalàEnglishFrançaisEspañol
A %d blogueros les gusta esto: