Vamos subiendo hacia el norte con etapas de 60 o 200 millas, desde Buzios nos paramos en Guarapari, tiene el nombre bonito y una cala que está muy bien, el resto no nos gustó nada.

Queremos ir a Abrolhos un archipiélago,  que es un parque nacional,  y que está a 200 millas mas al norte, pero el tiempo no es favorable,así que nos quedamos en Vitoria, capital del estado de Espíritu Santo.

Vitoria Tiene poco que ver, es muy industrial, y con muy buen nivel de vida, hay  un Iate clube de Espíritu Santo muy poco protegido del mar y muy barato. La curiosidad es la modalidad de la  tarifa que es diaria y por persona que va a bordo, da igual el tamaño del barco, 35 reales cada uno (unos 8 euros). .

 

La para den Vitoria iba a ser sólo una parada técnica, descansar antes de una etapa larga. Pero cómo la previsión de tiempo es mala para los próximos días, y no nos apetece estar una semana entera encerrados en un puerto, decidimos hacer una escapada al interior del país, decidimos que  nos vamos a visitar Brasilia y Sao Paulo.

Brasilia, yo tenía muchas ganas de conocerla, es verdad que tuvo mucha polémica hace años, pero es impresionante como construyeron esta ciudad desde la nada y en menos de 5 años. Me he acordado mucho de mis amigos arquitectos, los que hicieron esto lo debieron pasar en grande. Niemayer, Costa, los arqutectos y urbanistas y el promotor, entonces presidente del Brasil, kubischek.

Yo tengo la teoría que trasladaron la capital desde Río porque allí no había manera de hacer trabajar a nadie del gobierno, y se los llevaron al medio de la nada, para que se tomaran en serio lo de servir al país.

Así que hemos aprovechado para conocer la historia reciente la del siglo XX, y disfrutar de lo que unos visionarios fueron capaces de hacer, le llamaron al programa 50 años de progreso en 5.

No sólo fue la ciudad,un gran proyecto de educación, infraestructuras, inversiones extranjeras e industrialización fue llevado a cabo. No todo lo hicieron bien, la liaron entre derechas e izquierdas y los militares implantaron una dictadura que duró más de 20 años, hasta 1985. Eso si durante estos años el país creció y se modernizó mucho.

Hoy el conjunto es muy agradable y tiene mucha vida y mucho nivel. Las vistas desde casi cualquier lado son espectaculares y majestuosas. En 1960 aquí no había nada hoy viven más de 2.200.000. Aún tuvimos la oportunidad de ir de bares y hacerme amigo del director de uno.

Y de nuevo otra extensión de viaje para conocer el interior, estamos en el estado de Goiás, o Goiania y a un par de horas de coche está Pirenópolis, cuyo nombre viene de los montes pirineos que tienen aquí. Es muy bonita rodeada de verde, muchos ríos con cascadas tienen hasta un cine con fachada art decó, iglesias barrocas portuguesas y casas de colores en calles adoquinadas.

El tiempo en Vitoria no mejora, y como ya teníamos previsto alargamos nuestra estancia en tierra firme.  Vamos a Sao Paulo. que está al sur. aunque nuestra ruta era hacia el norte!

Aquí nos esperan los amigos de Francesco: Gianfranco e Isabel, que nos hacen de guías por la ciudad.

Cada día, solemos decir cada uno lo que nos apetece hacer, e intentamos combinar para que encajen todas las peticiones. Yo pedí visitar el barrio japonés de Sao Paulo.

Yuka es japonesa y en Sao Paulo está la mayor colonia de japoneses del mundo (fuera de Japón), más de 2M,( en todo Brasil) y a mí me hacía ilusión conocerlo, así que la primera visita es al barrio japonés y cena auténtica japonesa incluida. Un poco raro ya es estar viviendo en Brasil en portugués y de repente todo, es todo, incluida la conversación con los camareros o en las tiendas es en Japonés, que por cierto no entiendo nada.

Hasta las sucursales del Banco de Santander tienen su publicidad y rótulos en japonés. desde luego curioso si es.

La ciudad la puedes criticar, es inmensa casi 13M de habitantes, pero a nosotros nos la enseñaron de un modo que la disfrutamos mucho.

La famosa avenida Paulista, los domingos la cierran al tráfico y hay todo tipo de espectáculos de música y vendedores callejeros. Los parques estaban a reventar, y casi todos los museos gratis.

Hay muchos edificios del arquitecto icono del País, Niemeyer, que merecen más la pena por el diseño que por el contenido.

Otro amigo de Francesco, Phillipe y su mujer Federique, nos invitaron a cenar a su casa y como también son grandes navegantes, lo pasamos estupendamente. ¡¡Para aprender a navegar con mucho viento se fueron a ciudad del cabo y volvieron!!

Ultimo dia en Sao Paulo  es Sant Jordi, y vamos  seguir la tradición catalana del libro y la rosa, y aquí están las pruebas. La última libreria de verdad en Sao Paulo, es muy impresionante. Mónica se ha animado a leer a Jorge Amado en Portugués.

Nos a Vitoria, los barcos están perfectamente, y lo que dejamos en la nevera también, las placas solares han mantenido todo en marcha como estaba previsto.apunto para zarpar hacia Abrolhos

CatalàEnglishFrançaisEspañol
A %d blogueros les gusta esto: